Oportunidades para negocios con pagos automáticos y recurrentes en Chile

¡Haz realidad el negocio que siempre soñaste!

Por mucho tiempo en Chile no fue posible hacer negocios de suscripciones online, antes la alternativa era pedir los números de las tarjetas de crédito en un formulario -lo que es ilegal-, completar un PAT a mano e ir al banco a entregarlo presencialmente. Hoy existe la posibilidad de cargar los formularios de forma online, pero aún así el proceso es tedioso y burocrático. Dadas las condiciones en nuestro país, atípicas al resto del mundo, no existen en Chile muchos negocios donde los clientes suscriben su tarjeta de crédito, reciben su producto o servicio de forma periódica y tu accedes a las bondades de contar con negocio de suscripciones.

Existe una tremenda oportunidad en nuestro país para modelos de negocios basados en pagos recurrentes, empresas como Beerly o Hello Wine han desarrollado su propio sistema y, aunque lo han hecho bien, han invertido mucho tiempo y recursos en implementarlo.

Junto al equipo de QVO, investigamos en el extranjero la industria de negocios basados en suscripciones, que aumentó en un 800% en los últimos 3 años. Aquí te presentamos una lista de los negocio que se pueden aplicar en Chile, incluimos algunos que usan modelos de suscripción sin cobrar automáticamente o cobrando el total de una suscripción anual en un solo pago. Si crees que nos faltó alguno, comenta este artículo y lo agregaremos.

1. Cajas de suscripciones

Suscriptionbox y Fancy, son dos negocios que operan con el modelo de cajas de suscripciones, donde básicamente el cliente se suscribe a una caja con una temática en particular que llega mes a mes a su puerta, con productos de su gusto y otros sorpresa. También, hay empresas como Cratejoy que llevaron este concepto a otro nivel y permiten que cualquiera pueda crear una caja y venderla a través de su propia página web o en su misma plataforma. En Chile, existe FanBox que te deja crear cajas con la temática que más te guste y filtrar por marca, pero cobran el precio total de la cantidad de los meses que suscribas en un pago único, sin una real suscripción a tarjeta de crédito.

2. Productos básicos de uso recurrente

Las empresas Ipsy y Dollar Shave Club han generado millones de dólares enviando mensualmente sus productos a sus suscriptores o miembros como los llaman ellos. Estas empresas se enfocan en artículos de aseo y belleza que resulta ser la categoría de suscripciones más grandes en Estados Unidos, seguida de cerca por comida y vestimenta. En Chile, Foods.cl es una empresa que envía una caja semanalmente de frutas y verduras a quien se suscriba a su servicio, también esta Fitfood que manda comida saludable a tu casa por un cobro mensual. Por otra parte, no encontramos ninguna empresa que realice esto con ropa.

3. Productos no tan básicos de uso recurrente

¿Hay algo mejor que llegar a la casa después de un día agotador y tomarte una cerveza artesanal helada o un rico vino? Esto es lo que logran empresas como Beerly o Hello Wine, donde te suscribes a sus servicios y te envían cervezas o vinos escogidos al azar por un precio mucho menor que en el retail, esto porque las suscripciones les traen un flujo mensual “seguro” por lo que negocian mejor con sus proveedores y entregan productos de mejor calidad por un menor precio. En Chile también está el Club Del Queso ¿Qué producto podrías vender tú recurrentemente? El espectro es muy amplio.

4. Servicios por internet

Netflix y Spotify son tal vez los negocios más conocidos que han sacado provecho de este modelo, puedes escuchar las más variadas canciones y puedes ver todo tipo de películas solo pagando un plan mensual que rodea los $3.500 pesos. Asimismo hay un sin fin de ideas que puedes proveer por Internet y cobrar periódicamente, asesorías en contabilidad o marketing, un software que te ayude a invertir, una plataforma que te ayude a vender tus productos en múltiples canales, entre otras.

5. Servicios presenciales

Hoy existe la tendencia a vivir más sano, a preocuparse por la mente, el cuerpo, el medio ambiente, etc. Un entrenador que trabaja independiente, también tiene que cobrar mes a mes a sus clientes, el hecho de tener que hacer una acción para pagar — como transferir a una cuenta corriente — genera fricción y hace que los clientes se planteen la pregunta de si seguir con el servicio o no. No es raro que cuando te suscribes a un gimnasio aunque haya meses que no estés motivado sigas pagando por las ganas de volver o porque simplemente no quieres hacer el trámite para desuscribirte. Los servicios presenciales pueden verse muy beneficiados en suscribir a sus clientes, ya que estos no tienen que tomar la decisión periódicamente de pagarte, esa decisión es cara.

6. Fundaciones

La clave para el sustento de una fundación, o de cualquier organización sin fines de lucro son las donaciones recibidas de sus socios. Ya es muy difícil lograr el compromiso para que la gente done, y una vez que logran conseguir donaciones, es más difícil aún mantener esas donaciones todos los meses. Una campaña de marketing que logra 1.000 donaciones podría tener 1.000 suscriptores, percibir ingresos mes a mes que construyan un modelo sustentable y obtener mayor impacto con su trabajo.

Estamos en medio de una revolución en Chile, todos los días se crean nuevas empresas que quieren entregar mejores productos y servicios, en QVO trabajamos para que cobrar sea el menor de sus problemas.

Estamos convencidos que existen muchas oportunidades para negocios que quieren cobrar recurrentemente ¿Se te ocurre alguno?.

Puedes revisar qvo.cl para saber más.

¡Éxito en tu proyecto!


Déjanos tu comentario