¿El fin de Transbank como lo conocemos? Te presentamos el modelo de 4 partes que se podría implementar en Chile

En los últimos meses, las secciones de economía y finanzas de los periódicos de nuestro país se han llenado de artículos relacionados con la salida del Banco Santander de Transbank. Entre todas estas noticias, se repiten unos términos que seguro han llamado tu atención: los modelos de tres y cuatro partes.

Pero, ¿sabes en qué consisten exactamente? Si aún no te queda claro de qué tratan estos modelos y cuáles son sus diferencias, ¡sigue leyendo! Aquí te resolvemos todas tus dudas.

Modelo de tres partes vs Modelo de cuatro partes

Desde finales de los años 90 hasta la actualidad, el pago con tarjeta de crédito o débito en nuestro país se realiza mediante el modelo de tres partes, es decir, con tres actores: el comercio, el adquiriente y el banco.

Aquí, Transbank juega un rol muy importante, ya que los bancos delegaron en esta sociedad el rol de adquiriente, mediante el cual se le encarga el trabajo de afiliar a los comercios a la red de pago con tarjeta.

Así, y como explica Pablo Marambio, presidente de Multicaja, en una entrevista realizada por QVO,

"La forma de la que opera el modelo de tres partes es la siguiente: cuando un cliente final va con su tarjeta a pagar en un comercio, este, a través de la máquina de Transbank, manda la transacción hacia el propio Transbank, quien la reenvía hacia el banco y la transacción se autoriza si es que la cuenta del cliente tiene saldo y la tarjeta no está bloqueada. Todo eso ocurre en línea y entre 24 y 48 horas después el pago llega a la cuenta del comercio. Ese pago lo hace Transbank, o sea, hay una cadena de pagos que parte por el banco, llega a Transbank y Transbank lo envía al comercio".

Por toda esta operación y según nos cuenta Marambio "Transbank cobra una comisión al comercio que se llama merchant discount (MD) y que es un porcentaje del monto pagado que se reintegra en un 100% al banco emisor de la tarjeta. Es decir, para efectos de esa transacción es el banco emisor el que hace la adquiriencia de ese comercio en particular. Además, por el servicio prestado al banco, Transbank cobra a la entidad bancaria una comisión fija que depende de la cantidad de transacciones que hizo en un periodo de tiempo."

Por su parte, el comercio también tiene que pagar un porcentaje a Transbank. Marambio nos explica que "en el modelo de tres partes las tasas que se le cobran al comercio son dictadas por Transbank en un plan que se llama de autorregulación, aprobado por el Tribunal de Libre Competencia. Así y por recomendación de la Fiscalía Nacional Económica, Tranbank está obligado a crear una serie de tablas donde determina de manera pública cuánto le cobra a cada comercio, monto que depende del rubro, el ticket promedio y el volumen de ventas".

"En el modelo de tres partes todos los bancos se conectan con ese único adquirente y ese único adquirente es el que le ofrece los servicios de pago con tarjeta a todos los comercios, no hay otra forma de poder cobrar con tarjeta."

Sin embargo, con la salida del Banco Santander de Transbank, se está hablando mucho sobre cómo funcionaría en Chile un modelo de cuatro partes, en el que participarían el comercio, el adquiriente, el banco y, adicionalmente, la marca de tarjeta de crédito o débito (Visa o Mastercard).

"Este modelo lo que hace es agregar una cuarta parte en la cadena, entre el banco y los adquirentes, y la idea es poder abrir este mercado, esta cadena, para que los comercios puedan elegir el adquirente que lo va a atender"

Explica Marambio y continúa, "este adquirente, la cuarta entidad, son las marcas de las tarjetas que, además de hacer un proyecto tecnológico, dictan una serie de tasas de intercambio (TI) que permiten la entrada de otros adquirientes al mercado. La gran diferencia en términos tecnológicos es que ahora los bancos, en vez de conectarse con el adquiriente, se conectan con las marcas; los bancos son licenciatarios de las marcas, es decir, firman un contrato con Visa o Mastercard, dependiendo de cuál es la bandera que llevan las tarjetas que están emitiendo, y a través de ese contrato las marcas les piden ahora conectarse a su switch local".

En un modelo de cuatro partes,

"la marca es la encargada de rutear la transacción entre el adquirente o nuevos adquirentes que van a entrar y, a su vez, dicta las tasas de intercambio, que es la remuneración que recibe el banco emisor de la tarjeta por haber proporcionado la tarjeta con la que se hizo esa transacción".

Así, Marambio nos explica que "el comercio tiene que seguir firmando un contrato con Transbank, Multicaja o con adquirientes que puedan surgir a futuro. En ese contrato el adquiriente le va a cobrar un merchant discount que no es transferido íntegramente al emisor de la tarjeta, como ocurría en el modelo anterior, sino que se descuenta una parte para el adquiriente. En este punto, aparece la tasa de intercambio (TI), un monto porcentual que dicta la marca y que el adquirente tiene que transferir al emisor de la tarjeta. La tasa de intercambio depende, al igual que el merchant discount, de factores como el rubro del comercio o el tipo de tarjeta que se utilice (crédito o débito)".

Con la aparición de la cuarta parte, "el adquirente pierde, en cierto sentido, ese poder que tiene actualmente de dictar de motu propio todos los precios. Ahora hay un tercero imparcial entre los emisores y los adquirentes que establece estas tasas y que finalmente se traduce en el piso sobre el cual se ponen los merchant discount."

"El modelo de cuatro partes es la única forma en que entramos al sistema, porque antes solo podías conectarte con Transbank, como lo hizo Compra Aquí de Banco de Estado. Actualmente todos los POS de Chile están conectados a Transbank porque es el canal a través del cual pueden llegar a los emisores de la tarjeta. Con un sistema de cuatro partes, se abre la posibilidad de que se conecten con la bandera y que haya más competencia", afirma Marambio

¿Es factible implementar el modelo de cuatro partes en Chile?

Con la separación del Banco Santander y Transbank, se torna prácticamente obligatoria la implementación del modelo de cuatro partes. Sin embargo, esta división en cuatro partes implicaría, como hemos mencionado anteriormente, la aparición de nuevas tarifas que afectarían de manera diferente a los actores participantes.

Por ejemplo, según un informe publicado por el Banco Central de Chile, “una tasa de intercambio alta incentiva a los emisores a emitir más tarjetas (y, a su vez, un mayor número de tarjetas en circulación hace que para los comercios sea más atractivo aceptarlas); mientras que una tarifa baja incentiva a los adquirentes a ampliar su red, ya que obtendrán más recursos por cada transacción que se realice en uno de sus comercios afiliado”.

Este lado positivo del modelo de cuatro partes cuenta con una contraparte negativa, y es que “en la medida en que emisores y adquirentes obtengan mayores rentas, sus incentivos para expandir la red de comercios afiliados aumentan, pero esas mayores rentas son mayores costos directos para los comercios afiliados a la red”. Además, “la aplicación de un modelo de cuatro partes implicaría que si Transbank asume el rol de operador/adquirente comenzaría a recibir un margen para el adquiriente (MA) , el cual, para algunas transacciones, podría llegar a ser negativo”.

Sin duda, todo indica que el buen camino para la economía chilena se halla en la instauración del modelo de cuatro partes, sin embargo, es importante establecer una regulación para fijar las tasas de intercambio y merchant discount, como han hecho otras economías desarrolladas, y evitar así enfrentamientos entre los diferentes actores.

¿Quieres seguir aprendiendo sobre finanzas y venta electrónica con QVO? ¡Síguenos en Facebook y mantente al tanto de las últimas noticias!


Déjanos tu comentario